21 nov. 2011

Vitra, una fuente de inspiración


“Queremos que hagáis algo que no hayáis visto en las revistas, que os inventéis un mundo nuevo, que exploréis todas las posibilidades. Sed buenos, sed valientes, sed frescos.. Y ¡haceros famosos!” 
- Fernando y Humberto Campana


Esta es una de las frases que los hermanos Campana usaron hace unos años en el inicio de uno de sus Workshops en Domaine de Boisbuchet.

Cuando oímos la palabra Vitra y estamos dentro de un entorno de diseño nos vienen a la cabeza rápidamente una colección de sillas conocidas como contemporáneas, un museo situado en Berlín o el propio campus de Vitra.
Lo que en los años 80 comenzó siendo una modesta recopilación hecha por Rolf Fehlbaum y Alexander von Vegesack, en 1989 ya tenia mas de 1000 muebles.
Pero no somos conscientes de que uno de sus fundadores, Alexander von Vegesack después de recopilar gran parte de lo que seria la colección Vitra se hizo con un terreno en el que se desarrollaría el estudio y la difusión del diseño y la arquitectura. Grácias a la colaboración de CIRECA, el Centro Georges Pompidou

(Colección sillas Vitra)

















(Museo de Vitra en Weil am Rhein, Alemania)

Para fomentar el diseño entre estudiantes Alexander von Vegesack se hizo en 1986 con Domaine de Boisbuchet. Éste se menciona por primera vez en documentos del siglo XVI, como la finca mas grande de la zona. Fue propiedad de los Condes de Camus, hasta que en 1986, año en el que Alexander se hace con el terreno situado en Lessac, Francia.





















(Exposiciones temporales que se hacen dentro del Château)


Domaine de Boisbuchet es un entorno idílico e inspirador en el que se pretende estimular la creatividad. Los cursos se dan con el objetivos de fomentar un pensamiento creativo. Dentro de la parcela se encuentran kilómetros de naturaleza en los que desconectar a la vez que aparecen elementos que arquitectos han construido ahí en alguna de sus estancias.
Al igual que las exposiciones que cada verano se imparten en el Château, las cuales exponen elementos de la propia colección de Vitra, junto con elementos creados en los Workshops por los propios alumnos. 

Esta es la combinación que ha atraído a diseñadores de todo el mundo a impartir Workshops, o incluso participar en ellos, ya que hay una perfecta combinación de estos mientras se están impartiendo. Entre los diseñadores o estudios de diseño podemos encontrar a Sigga Heimis, Ricardo Salas, CuldeSac, los hermanos Campana, entre muchos.


(Max Lamb, Ricardo Salas, Sigga Heimis, Elisabeth de Seneville, Byung Hong Choi, Doshi Levlen, Kengo Kuma, Estudio Campana, Culdesac, Paul Haight y Nacho Carbonell)


“No hay limite entre las disciplinas. Todo está unido: arquitectura, diseño, música, moda.. Y seguramente el diseño es mas legible para todo el mundo”
            - Humberto Campana

El funcionamiento de los 6 días de curso va de tal manera que la relajación, las relaciones con la gente, la naturaleza y el diseño hacen que los resultados finales tengan la esencia del lugar. Se juega en todo momento con los elementos que la naturaleza ofrece y se integra en la naturaleza. Las relaciones que se establecen tanto con profesores / diseñadores, alumnos e los propios trabajadores del recinto como si de una gran familia se tratara. No hay barreras de ningún tipo, por lo que los conocimientos se transmiten de manera muy amena.















(Resultado de Workshop del verano 2010)

Podríamos considerar entonces Domaine de Boisbuchet como una ‘casa de convivencias’ como a las que un niño suele ir con el colegio cuando es pequeño. Aunque en este caso en vez de hacer actividades didácticas relacionadas con las materias del colegio, todo se relaciona con el diseño y la arquitectura.

Tal cómo dice H. Campana, todas las disciplinas están unidas, y este es exactamente el objetivo del campus creado. Cuando se plantea un proyecto de diseño industrial, por ejemplo, en una universidad, evidentemente se tienen presente las otras disciplinas del diseño para poder hacer bien el análisis de éste.  Pero este lugar es un taller en el que no se limita prácticamente nada. Tal como ponía en el propio taller del lugar “Santa Claus Factory” hace referencia a que es un lugar dónde todo es posible.
Si comparamos esto con el plan actual de estudio que hay en las escuelas de diseño, las limitaciones son varias. Claro está que en una escuela o universidad el objetivo principal es el de formar a los estudiantes y que estos tengan luego una base para poder mas adelante arrancar su futuro profesional. Pero deberían poder también sentirse como en un ”taller de santa claus” y poder crear todo aquello que deseen  disfrutando del diseño y dejándose llevar.


(Cartel taller Domaine de Boisbuchet) (Estudiantes y diseñadores reunidos en Boisbuchet)

“ We work abaout design, questions about design and global issues . We meet, we talk and we make friends for life”
-       Sigga Heimis

Dicho por una de las diseñadoras de Ikea, se trata de un espacio totalmente diferente al que reconocemos por universidad. No existe una jerarquía tan marcada como la que se nos presenta en un aula en la que escuchamos a alguien situado en la palestra.
Los productos que salen de Boisbuchet son fruto de una inspiración que difícilmente se puede encontrar en otro lugar. Y esa belleza natural que sale de todos los productos, seguramente confeccionados en una sola semana, pueden derivar a objetos de diseño realmente buenos. Recuerdo una lámpara confeccionada por un estudiante de diseño industrial de Savanah, Florida que hizo una lámpara colgante que se movía como si de un móvil se tratase. En una semana un diseño como ese quedo espectacular sólo construido con cañas y algunas bombillas alógenas. A día de hoy esta lámpara que podía medir unos 4 metros se esta creando con buenos materiales y promete quedar realmente bien.
La creatividad es un elemento que aunque en opinión de muchos es innata se desarrolla de formas diferente según el entorno. Una persona con imaginación, ingenio o creatividad, como se le quiere decir, podrás desarrollar su capacidad de hacer algo nuevo siempre que su entorno le ayude. Crear ante presión es posible, evidentemente. Todo proyecto tiene un timing que hay que seguir y un calendario que cumplir, pero eso no significa que el resultado que queda expuesto sea el deseado según nuestro criterio aunque el cliente haya quedado satisfecho. Con esto quiero decir que desarrollamos nuestra “creatividad” siempre que es necesario, ya sea para un proyecto de la universidad, para un proyecto real para un cliente o para resolver alguna cuestión que lo requiera, pero siempre estaremos trabajando de la mano de pautas y limites que se nos impondran. De vez en cuando deberíamos tener la oportunidad de vivir en un “taller de santa claus” para así dejar volar nuestra imaginación y encontrarnos en un ambiente en el que la creatividad volase tal como lo hace en Boisbuchet.  Como decían los hermanos Campana


 “ sed buenos, sed valientes y sed frescos!”
















No hay comentarios:

Publicar un comentario