15 nov. 2010

El libro electrónico


¿Realmente desaparecerá el libro impreso por la aparición del nuevo formato digital? Esto es una cuestión que cada día puede verse más clara, pero que aún no está del todo decidido. A continuación muestro algunos de mis argumentos basados en una recogida de información sumado con la experiencia personal.





Buscando sobre qué es libro electrónico, he encontrado diversos significados:


1. Los libros electrónicos pueden definirse como sistemas de información capaces de poner a disposición de sus usuarios una serie de páginas, conceptualmente organizadas del mismo modo que los de un libro de papel, con las que además poder interactuar. (Baker, citado en Díaz, Catenazzi y Aedo, 1996, p. 104).

2. Un libro electrónico es un texto fragmentario y potencial, una serie de unidades autocontenidas más que un todo orgánico y en desarrollo. (Bolter J.D., 1997, p. 419).

3. También conocido como libro digital o eBook, el libro electrónico es una publicación cuyo soporte no es el papel sino un archivo electrónico, su texto se presenta en formato digital y se almacena en diskette, CD-ROM o en Internet. El libro electrónico permite incorporar elementos multimedia como vídeo, audio, y en el caso de Internet, posibilita enlaces a otras páginas de libros digitales de la red. (ciberhábitat, 2003, http://ciberhabitat.gob.mx/biblioteca/le/)

4. Es una expresión que ha tenido fortuna y ha pasado a ser un sustantivo habitual, especialmente en su versión anglosajona de una sola palabra: el ebook. El núcleo de la expresión reside en cómo determinados textos electrónicos se configuran siguiendo la metáfora visual y organizativa de los libros no electrónicos, impresos en papel, simplemente los libros. (Rodríguez, 2003, p. http://jamillan.com/celill.htm).


Teniendo en cuenta los significados anteriores, es posible identificar uno de los inconvenientes que presentan los libros electrónicos en la actualidad: todos se rigen por las características del libro impreso. Tal vez, esta es la razón principal por la que los libros electrónicos aún hoy en día son en su mayoría la digitalización de los libros impresos.


Durante años los libros electrónicos han sido la sombra de los libros impresos, siempre buscando parecerse a sus parientes más viejos.


El problema es que el libro electrónico ha sido mal entendido, porqué cómo ya he indicado anteriormente, ha intentado parecerse o ha partido de la idea del libro impreso. El libro electrónico debe decantarse por ofrecer mucho más que eso. Tener la posibilidad de leer pero a su vez poder complementar con mucha más información inmediata (con la hipervinculación) o poder ver video complementarios…etc. Este es el camino del éxito. Es tan cierta esta afirmación que las nuevas tecnologías ya se han ido encaminando por este sendero: interconectar unos con otros; incorporarle elementos incapaces de estar contenidos en un libro impreso (por ejemplo audio y video); obtener rápidamente fragmentos; almacenar y trasladar gran cantidad de ellos de un lugar a otro; y permitirle a los lectores intervenir en la trama de este.


Las ventajas de este nuevo formato libro sobre el libro tradicional son las siguientes:


· Velocidad de transmisión: el libro electrónico puede ser transferido de un lugar a otro con inmediatez, claro está que puede hacerse siempre y cuando se cuente con el hardware necesario y conexión a Internet. Mientras que el libro convencional, requiere de su traslado físico, haciendo más lento el proceso, aunque no necesita de elementos adicionales, como el computador.

· Accesibilidad a mucha información: con los medios electrónicos la transferencia de gran cantidad de información se hizo más fácil y ágil. Por tal razón, es que un libro electrónico puede contener más información y la posibilidad de acceder a datos externos. Mientras que el libro impreso funciona bajo la ecuación “a mayor contenido, mayor número de hojas y peso”.

· Alcance a la distribución: mientras el libro electrónico cuenta con facilidad de distribución a través de la red, haciendo el proceso más rápido y a un menor precio; el libro impreso es costoso debido al proceso de producción, comercialización y distribución. Necesita de maquinaria para armar el libro, personas que los trasladen de un lugar a otro, librerías y libreros que los comercialicen.

· Textos multimedia: a diferencia del texto impreso, que sólo puede estar constituido de caracteres e imágenes, el libro electrónico permite video, imagen, animación, sonido, entre otras opciones.





Hasta hace poco uno de los inconvenientes que tenía este dispositivo era que la pantalla al leer, por mucho que permitiese el dispositivo agrandar la letra del texto, la propia pantalla y su luz dañaban rápidamente la vista. Hace poco se encontró una solución a este problema: una nueva forma de crear un pantalla para el aparato que simulara la misma sensación que si se tratase de un libro impreso, es decir, sin crear molestias. Esta técnica es la llamada la pantalla de tinta electrónica.


La pantalla de tinta electrónica se constituye de tres partes:

1. una lámina protectora,

2.polímero: donde se encuentran las esferas cargadas eléctricamente, y

3. microtransistores: los que envían cargas eléctricas a las esferas.


¿Cómo funciona y qué aporta de diferente?

- Las pantallas de tinta electrónica no necesitan iluminación posterior para su visualización.

- El grosor del papel es de máximo 3 mm.

- Debido al proceso que tienen que hacer las esferas para actualizar la información, es lento pasar de un contenido a otro.

- Al carecer de iluminación posterior, el consumo de energía es mínimo.

- El papel y la tinta electrónica se pueden implementar en celulares, pantalla para computador, relojes, televisores, mejor dicho, para cualquier dispositivo que utilice un display.





HABLEMOS DEL LIBRO DIGITAL COMO NUEVO SOPORTE


Un libro se organiza ante todo mediante la página, las páginas encuadernadas, cosidas y con tapas, de manera que forman una materialidad que se despliega en esas unidades, una a una, linealmente. Esta materialidad espacial del libro clásico es, a su vez, la que organiza visualmente el texto que se ‘va viendo’ y leyendo página a página, en una concreción bidimensional del libro.


Al contrario, las pantallas actuales son siempre planas y no dan la sensación de grosor que tienen los libros. La metáfora del libro es, pues, una metáfora imperfecta, que sólo recoge la paginación del texto, su numeración (un artificio simple pero eficaz de indexación), y una cierta maquetación del texto en la página, conservando márgenes. Sólo algunos rasgos, pero quizá los más esenciales. Deja fuera, sin embargo, la propia materialidad del libro, su tamaño que, en general, permite sostenerlo con las manos, sus texturas, su transportabilidad, sus múltiples situaciones de lectura, así como combinarlo con otros textos, no siempre libros, y en otros espacios físicos como cuando se consultan o se clasifican o se reordenan a la vez varios libros y documentos. Esa materialidad hace que los libros se adapten a muchas necesidades diferentes de los lectores, de una manera aprendida pero ahora casi natural, cercana y fácil, integrada en los modos diversos de lectura y de trabajo intelectual.


Por eso, creo, han triunfado los dispositivos portátiles de lectura, en sus diferentes versiones, o los que están llegando (los denominados 'tabletas', que permiten cambiar la orientación visual de vertical a apaisada, además de reconocer la escritura manual). Estos ebooks llevan la metáfora un poco más allá, dándole la materialidad que le faltaba: permitiendo que el libro electrónico, en su doble acepción de dispositivo y de aplicación informática, sea literalmente manipulable, transportable y utilizable en muchas de las situaciones en las que podemos usar los libros.


Afortunadamente los libros electrónicos son también algo más que libros. Y, cada vez más, empieza a compensar leer en pantallas.Por una parte son transportables en otro sentido que los libros en papel. Son bits y bytes, dígitos, y en el espacio de un libro convencional podemos tener centenares de libros electrónicos. No digamos en el disco duro de un ordenador portátil: probablemente más de los que leeremos en toda nuestra vida. Pero también y sobre todo son transportables virtualmente, como una potencia que se realiza cuando los descargamos desde cualquier lugar conectado a la red. Los libros electrónicos, igual que los documentos electrónicos en general, cambian la noción de biblioteca. Por otra, no se degradan y son clonables de una manera exacta simplemente digital.


Sin embargo, lo especial de los libros electrónicos, lo que es verdaderamente distintivo, más allá de sus desventajas o de sus otras cualidades mencionadas, es que cambian las formas de leer. Si la lectura es hoy en día pensada como una práctica, sujeta a avatares históricos, sociales, grupales e individuales, el núcleo duro de esa práctica es la manera cómo finalmente el lector se enfrenta con el texto. Y aunque es cierto que la idea misma de texto es el producto construido de los condicionantes mencionados, y especialmente de la disposiciones retóricas del texto, creadas por una 'comunidad de interpretación' según el brillante concepto de Stanley Fish, los libros electrónicos aportan muchas posibilidades nuevas a ese texto potencialmente 'móvil'.


Por empezar con la más obvia: la indexación completa y las formas de búsqueda. Los índices habituales, cuando existen, contienen sólo las palabras, autores o conceptos que el autor ha considerado incluir. Pero lógicamente sólo encontramos los que el autor ha creído importantes. De alguna manera son una extensión del texto. Por el contrario, los libros electrónicos no suelen tener índices: simplemente se puede buscar cualquier palabra en cualquier momento y de manera exhaustiva. Una vez que se ha leído con esta funcionalidad incorporada es difícil no utilizarla. Sobre todo por la rapidez que aporta. Y es sólo el principio: la indexación actual es muy superficial, pues se suele realizar sobre las palabras que contiene el texto. Pronto veremos índices exhaustivos con frecuencias, tamaños de las palabras, categorías.



El libro electrónico en google

(clicar para ver)


UN NUEVO DISEÑO, NUEVAS POSIBILIDADES


Y es que como digo en el título, gracias a este nuevo soporte, el libro digital explora nuevas formas de diseño. Los más avanzados en este sentido, son los miembros de la casa apple, con su nuevo dispositivo, el ipad, han creado verdaderas virguerías.


En cuanto al libro en sí, puedes cambiar iBooks en el iPad para adaptarlo a tu forma de leer. Gira el iPad en vertical para ver una única página, o colócalo en horizontal para visualizar dos páginas al mismo tiempo. Cambia el tamaño del texto, e incluso el tipo de letra. Mantén pulsada cualquier palabra para buscarla en el diccionario incorporado o en la Wikipedia, o para buscarla en todo el libro y en Internet. iBooks también es compatible con VoiceOver, el lector de pantalla del iPad, que puede leer el contenido de cualquier página en voz alta. Incluso con estas prestaciones extra, leer resulta tan natural en el iPad que la tecnología pasa desapercibida. iBooks te permite pasar a cualquier capítulo directamente desde el índice. Si un texto te sorprende o te interesa especialmente, con la prestación de marcadores podrás resaltarlo y tomar notas, algo muy útil para los estudiantes. Cuando quieras tomarte un descanso, iBooks guarda automáticamente en todos tus dispositivos el lugar donde te has quedado; de esta forma, podrás empezar a leer un libro en el iPad y retomarlo donde lo dejaste en tu iPhone o iPod touch, sin necesidad de conectarlo a un ordenador.







Pero la forma más novedosa, que está empezando con los libros e cuentos infantiles, pero también pasando por los cómics e incluso por las revistas. Es esta idea de interactividad, un libro que te habla, que te hace participar en la historia, que puedes escoger diversos caminos de narrativa, poder colorear… etc.


A continuación muestro un video con esta idea de libro interactivo. Este, personalmente, creo que es el nuevo diseño del libro electrónico, el libro interactivo, el que te permite ir más allá, o bien pintando, o bien oyendo, o bien simplemente buscando más información, y es que el diseño será lo predominante y atrayente de esto nuevo soporte de libro.



Libro interactivo

(clicar para ver)



Conclusiones:


El libro impreso aún para nuestra generación y sobretodo para las anteriores un objeto demasiado inculcado para verlo desaparecer, (yo misma me gusta mucho leer, y tener todos los libros que disfruto, me perecería imposible que ocurriera algo semejante). Pero entiendo que es lo que está sucediendo.


El libro electrónico hará evolucionar al libro en un objeto mucho más interactivo y con mucha más información. Un ejemplo claro sería por ejemplo un libro de texto para un colegio. ¡Qué fácil sería para el niño tener este soporte digital donde aparte de poder leer, pueda complementar sus ejercicios consultando más información des del mismo aparato, y con material extra! En este sentido pienso que el libro digital está muy cerca en hacer desaparecer el libro tradicional de texto, y triunfar. Lo que está claro es que los primero en cambiar serán los libros de consultas, diccionarios, libros de texto…etc. En excepción la novela.


Aún así finalmente el libro electrónico acabará triunfando incluso en la novela, ya que cuando uno está leyendo libros como por ejemplo David Copperfiel, y se pierde con los personajes; uno puede poner el buscador de palabras en ebook u otro, que encuentra en todo el libro las veces que ha salido esa palabra en el texto.


Otro motivo por el cual el libro tradicional se decantará a su casi extinción, es que con ese formato ahorramos el papel, por tanto ayudamos a no talar tanto árboles y contribuir en el medioambiente. No cabe decir que eso provocará un ahorro de gastos a la propia producción o una contribución en el medio ambiente.


Personalmente, pienso que el libro electrónico acabará sustituyendo al libro tradicional. Aún que eso no significa que se deje de producir y vender libros físicos para aquellas personas que quieran conservar o coleccionar estas piezas, pero seguramente que tengan que pagar por ello. Pero para la llegada de este momento aun queda algún tiempo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario