23 nov. 2010

ARQUITECTURA DIGITAL

La arquitectura genera espacios donde habitan el cuerpo y la mente. Su forma habla de aspectos complejos de su época materializados en un estado elevado y sofisticado. Presidida por el peso de técnicas y procesos fundamentados en la tecnología digital y la influencia de la tecnología de la información, las formas y aspiraciones de la arquitectura contemporánea emergente de nuestras energías, pensamientos e ideales y son, a la vez, su reflejo.

La tecnología, aplicada a la arquitectura, permite crear ota forma de pensar en ella, sin dar pie a un nuevo estilo o ismo de los tantos inventados y promocionados durante el siglo XX. Definitivamente es origen y responsable de una nueva forma de crear, pensar, diseñar, etc. Tras el movimiento Moderno y la Posmodernidad, la idea moderna de arquitectura ha perdido el significado: la arquitectura digital experimental no rompe con lo clásico, simplemente se olvida de ello. Su origen son las variables que le proporciona el ordenador, generando un mundo de formas complejas que contruyen una distinta forma de aproximación al espacio arquitectónico. El ordenador faciliata la experiencia formal.

Para hablar de arquitectura digital tengo que mencionar algunos de los proyectos más importantes concebidos por estudios como los de Herzog & Meuron, Jean Nouvel, Dominique Perrault y Frank Ghery, conduciendo a una reflexión donde los medios digitales son usados desde un punto de vista representacional.


AMPLIACIÓN TATE MODERN - HERZOG & MEURON

TORRE ACBAR - JEAN NOUVEL

EL PEZ - FRANK GHERY

Frank Ghery, para muchos maestro arquitectónico y artístico, marcó un antes y un después en su carrera al diseñar la escultura del pez para la Villa Olímpica. Fue la primera vez que diseñaba de manera asistida por el ordenador usando un programa llamado CATIA.

Un enrejado suspendido sobre nervaduras arqueadas, el pez es a partes iguales cápsula y cobertizo, todo él es estructura y todo él es superficie, sin ningún interir funcional.

Y, sin embargo, sus edificios diseñados con CATIA dan importancia a la forma y a la piel, la configuración global exterior, por encima de cualquier otra cosa. En gran parte esto es debido a que el programa permite la fácil modelación de superficies y soportes no repetitivos, de diferentes paneles exteriores y armaduras interiores, y esta posibilidad es lo que ha incluido a Ghery a jugar con tipologías extravagantes que superan las geometrías rectas.

Estos efectos son evidentes en el Guggenheim de Bilbao, el primer gran proyecto en el que el programa se empleó con todas sus potencialidades.

GUGGENHEIM BILBAO - FRANK GHERY








En un segundo grupo de estudios analizados, conformados por Alejandro Zaera-Polo y Farshid Moussavi (Foreign Office Architects), NOX / Lars Spuybroek y Greg Lynn, se observa el proceso a partir de la combinatoria formal basada en conceptos arquitectónicos más experimentales principalmente animación, donde la implicación de los medios digitales han otorgado nuevas posibilidades en la definición del espacio arquitectónico, especialmente en diseño tridimensional de los proyectos, como también en la configuración de entornos viturales.










Podríamos decir que estamos frente a una revolución digital que puede llegar a cambiar los parámetros y conceptos de la arquitectura. Aunque no será de manera rápida ni dramática. La arquitectura está ligada, desde hace siglos, a las connotaciones de los conceptos clásicos, que están enquistados en nuestro subconsciente.

Esta revolución digital no es un acto de reacción contra modelos establecidos sino la materialización de una nueva sensibilidad formal, que se plantea nuevas formas de ocupación del espacio.

Superficies onduladas, formas deformadas, indefinición de los conceptos sustentadores. Esta arquitectura híbrida, que busca la provocación mediante formas geométricamente ambiguas, con constituye un hecho aislado, ni limitado a un territorio intelectual definido.

Dejando atrás todos aquellos arquitectos-gurús de los 90 que querían evangelizar la arquitectura a la fuerza, reconocemos que en la arquitectura de los últimos años y el inicio del siglo XXI ha habido una continua emergencia de profesionales preocupados por plantear experimentos con técnicas, tecnología y procesos de diseño y pensamiento contemporáneos, que responden coherentemente a las necesidades arquitectónicas de nuestra cultura a la vez que ensayan con nuevos efectos formales, constructivos, materiales, espaciales, etc. que afectan a la totalidad de la definición del concepto "arquitectura".

Tal como manifiesta Kas Oosterhuis "todo aquello que hace que la arquitectura sea más que una construcción técnica, un alojamiento y una inversión se encuentra bajo presión en la era digital", y no sólo por la propia reevaluación que la arquitectura ejerce sobre si misma al asociarse a la capacidad de la nueva tecnología capaz de actuar con inteligéncia propia, sino por su acercamientos con ciencias y arte que proporcionan una dimensión de complejidad. La tecnología ha venido a abrir un mundo infinito de posibilidades, pero siempre dependerá de nosotros.

Diversas investigaciones y experiencias evidencian que se trata de algo más que un cambio formal. Para muchos arquitectos, el edificio ya no se piensa como una máquina de habitar sino como un organismo vivo. La investigación sobre botánica aplicada a la experiencia arquitectónica digital, plantea la posibilidad de una nueva generación de estructuras basadas en las características de un organismo vegetal. Esta idea permite no subordinar forma a función, generando una forma híbirda que deja de lado la funcionalidad, tal y como muestra el proyecto para el edificio Un-Plug de R&Sie que reflexiona acerca de la sensibilidad emotiva de la arquitectura digital, que hará posible transformar la naturaleza de las interacciones entre ésta y sus usuarios.






A partir del momento en que los proyectos son desarrollados con apoyo digital, aparece un universo de nuevas posibilidades formales. Los cambios que ocurren actualmente con esta amplia gama de herramientas y experimentos se reflejan no solo en la representación sino en las formas de diseño y producción.




Paula Jiménez Esteller

No hay comentarios:

Publicar un comentario