12 mar. 2013

INSTAGRAM, LA NUEVA HERRAMIENTA DEL FOTOPERIODISMO


Cada día se cuelgan en Instagram millones de fotografías. Hay publicaciones de todo tipo: exhibicionistas, artísticas, de paisajes, de arquitectura, del desayuno que el instagramer se va a comer en breves instantes...
La mayoría de usuarios son amateurs de la fotografía, pero también existen profesionales de medios de comunicación o artistas que usan esta aplicación para mostrar su trabajo y el de los demás.

Referente a los profesionales que usan Instagram como herramienta de trabajo, encontré que una fotoperiodista había realizado fotografías con la aplicación para su trabajo. Se trata de Mayka Navarro, una redactora de El Periódico de Catalunya, que en su trabajo en Afganistán, el pasado año, utilizó la aplicación para mostrar lo que ocurría en aquellos momentos. 

De hecho, en mayo del 2012, tuvo lugar en Alicante el primer congreso de Instagram, en el que el periodismo en las redes sociales tuvo su espacio de discusión. La redactora Mayka Navarro impartió una charla sobre fotoperiodismo e Instagram. Como ya he comentado anteriormente, con su trabajo en Afganistán, consiguió obtener un buen número de seguidores, agradecidos por la combinación entre fotografías del trabajo de los militares españoles y los textos informativos que relataban la misión. 

Como ella, son muchos ya los periodistas y medios de comunicación que han empezado a utilizar esta red social como herramienta de trabajo, capturando portadas y comentando las noticias del día a día. De hecho, uno de los primeros tratos que selló Instagram fue con National Geographic, que veía a la herramienta como una forma en la que sus fotógrafos podían hacer llegar las imágenes a todo el público de forma inmediata. Muchos fotoperiodistas no muestran su trabajo final sino el proceso de éste, dando a conocer un poco más el día a día de lo que hacen. Agradecen la cantidad de seguidores y los comentarios y críticas que éstos les dejan en cada imagen. 
Otros periódicos y medios de comunicación abren concursos para que la gente cuelgue sus fotos y las etiqueten, como es el caso del periódico portugués Público. Este medio tiene un instagram propio, y en él se cuelgan fotografías que los instagramers etiquetan con el hashtag #p3top. Se hace una selección de las mejores fotografías de la semana y el periódico las va publicando. Ésta también es una manera de incentivar a los usuarios de la aplicación a realizar fotografías con algún tipo de interés, ya sea estético, político o relativo a cualquier tema del día a día.



Si bien es verdad que Instagram no ofrece una muy buena calidad en sus imágenes y que en sus términos de uso se explicita que éstas podrán ser utilizadas de forma comercial sin que el usuario reciba nada a cambio, siguen siendo millones y millones los usuarios que utilizan la aplicación.

De hecho, existe un colectivo internacional llamado Mobile Phone Group, formado por fotógrafos de distintas disciplinas informativas y artísticas que optaron por utilizar su smartphone como herramienta de trabajo. Michael Baranovic, uno de los fundadores de MPG, afirma que: “muchos profesionales que rechazaban el uso de la cámara digital bendicen en cambio al teléfono móvil porque, en su caso, garantiza máxima calidad técnica y favorece con su conexión a Internet la creación de una comunidad online.”

En relación al fotoperiodismo, el año pasado apareció la aplicación Scoopshot, que te permite vender tus fotografías a los medios de comunicación que estén interesados. Deben ser fotografías de actualidad y que tengan menos de 48 horas. Es un caso curioso de cómo avanza la tecnología smartphone y de cómo una persona cualquiera, que pase por el lugar adecuado y en el momento oportuno, puede ganarse un dinero extra vendiendo sus imágenes. Supongo que esta aplicación no quitará trabajo a los fotoperiodistas profesionales pero es interesante ver hasta qué punto los smartphones y las aplicaciones están cambiando el panorama de la información y la fotografía.

Así pues, podríamos considerar que Instagram no sólo ha cautivado la atención de los amateurs de la fotografía sino que profesionales del periodismo y artistas utilizan también la aplicación. De alguna forma, se ha revolucionado el mundo de los filtros y los retoques fotográficos, aunque también se encuentran muchos instagramers que cuelgan fotos sin ningún tipo de interés, claro está. 
Aún así, no podemos negar que Instagram ha sido una revolución en el mundo de las redes sociales y la fotografía, y que algunos fotoperiodistas consideran que “las redes sociales y aplicaciones como Instagram son el “futuro”, por así decirlo, y la clave está en la comunicación que se logra de forma global”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario